Flora y fauna de Malpica de Tajo


 

La correhuela o campanilla menor (Convolvulus arvensis)

Etimología de la Convolvulus arvensis

Su nombre genérico convolvulus procede del latín y significa "que se retuerce" y el epíeteto específico arvensis significa "campestre".


Campanilla (menor)

Descripción de la Convolvulus arvensis

La Convolvulus arvensis es una planta perenne herbácea rastrera y trepadora que se desarrolla hasta una altura de 0,5 a 2 metros. La raíz es frágil y larga, puede profundizar hasta 3 m mientras que las raíces laterales rastreras pueden alcanzar longitudes de hasta 2 m. y es la parte que dura todo el año. Los tallos son rastreros o rampantes, pelosos, que se enroscan a otras plantas o reptan por el suelo. Sus hojas se distribuyen en espiral, son lineares con forma terminal de punta de flecha, de unos 2 a 5 centímetros de largo, con un peciolo de 1 a 3 cm. Las flores con forma de trompeta, con un diámetro de 1 a 2,5 cm, de color rosa pálido o blanco, con cinco rayas radiales rosadas levemente más oscuras que pueden llegar a tapizar el suelo de color blanco, durante las fuertes horas de calor en verano se pleigan y cierran, cuenta con cinco estambres y un estilo divido en dos partes. El fruto es una cápsula redondeada y glabra (sin pelos). Las semillas se convierten en viables de 10 a 15 días después de la polinización y pueden permanecer como tal en el suelo durante veinte años o más . Ellas pueden germinar en un rango amplio de temperaturas, desde casi la congelación hasta 40 °C. Las plántulas emergen en aproximadamente 10 días y, bajo condiciones favorables, pueden crecer muy rápido, trepandose alrededor de plantas u otro soporte, de manera contraria a las manecillas del reloj. Las raíces de las plántulas segadas tienen buen poder regenerativo. Así, las plántulas segadas 18 días después de la emergencia (DDE) mostraron un 50% de regeneración, mientras que las segadas 34 DDE regeneraron el 100% (Swan 1989).

Flor de correhuela menor (Convolvulus arvensis)

Distribución y hábitat

Se encuentra en las zonas húmedas, frescas y umbrías: riberas de los arroyos y río y en lindes y zonas no cultivadas de parcelas de regadío, se puede encontrar en campos de diversos cultivos, que incluye las hortalizas, los cereales, viñedos, plantaciones de olivos, los cítricos y puede infestar prácticamente cualquier cultivo. Su capacidad de crecer rápidamente y su tolerancia a la mayoría de los herbicidas pre-emergentes le permite competir con efectividad con los cultivos, a pesar de su hábito de crecimiento postrado. Aún cultivos con un follaje denso, como la papa, no pueden inhibir con eficacia al C. arvensis, ya que cuando el cultivo ha formado su follaje, la maleza lo ha ya enrollado. La presencia de C. arvensis causa considerables pérdidas a los cultivos. Una infestacion fuerte puede reducir a la mitad los rendimientos en viñedos (Juliard 1971). Los cultivos de campo y las hortalizas sufren la presencia de esta maleza, que está entre las más peligrosas competidoras del trigo de invierno, la cebada de primavera, la remolacha azucarera y la colza de invierno (Malicki y Berbeciowa 1986). C. arvensis reduce los rendimientos hasta un 50% del tomate para propósito de conserva (Lanini and Miyao 1987). Además de sus efectos directos de competencia sobre los cultivos, C. arvensis es una especie potencialmente peligrosa en áreas donde se presenta Cuscuta campestris Yunker, ya que es una hospedera favorita de la maleza parasíta indicada. Un aspecto útil de C. arvensis es que resulta ser el alimento preferido de conejos de cria doméstica.

Flores rosa de la correhuela menor

Usos de la Convolvulus arvensis

Como tiene una resina purgante, alcaloides (similares a la cocaína), taninos y ácido caféico, se utilizaba la raiz como purgante y laxante. Ayuda a bajar la tensión y estimula la circulación coronaria.

Aunque produce flores atractivas, es a menudo una planta incómoda en los jardines considerada como una fastidiosa mala hierba debido a su crecimiento y que pueden estrangular rápidamente a otras plantas cultivadas. Ocupa muy fácilmente grandes superficies y se enreda a las plantas debilitándolas ya que les hace la competencia por la luz, el agua y los nutrientes. Cuando se ha desarrollado plenamente, la gran masa de tallos y de hojas puede dificultar o impedir la recolección mecánica. La correhuela es muy propensa a ser infectada por el hongo del oidio.

- Infusión. Se pone agua a hervir y se añaden de 6 a 12 g de hojas frescas machacadas. Después se deja enfriar y se retiran los restos de la planta. Se toma una taza al día antes de acostarse. Si el sabor no resulta muy agradable, puede añadirse un poco de anís al agua hirviendo o una vez que se haya preparado.

- Cocción. Poner 10 g de hojas y raíces en medio litro de agua; cocer durante 5 minutos y después dejar que se enfríe; hay que colar también todos los restos de la planta. Se recomienda tomar un vaso en ayunas todos los días.

Flor rosácea de lacorrehuela menor (Convolvulus arvensis)

Control

Las raíces de C. arvensis tienen una alta capacidad regenerativa, sobre todo aquellas dispuestas más profundas, debido a las reservas alimenticias almacenadas en ellas. Los fragmentos de raíces y rizomas también son medios importantes de propagación de la maleza, por lo que las labores de cultivo o labranza que fraccionan y distribuyen estas partes subterráneas, pueden en realidad ayudar a elevar las infestaciones Es por ésto que aún después de una labranza profunda reaparecen plantas de la maleza sobre la superficie del suelo. Por los medios mecánicos de labranza es difícil de eliminar porque aunque se eliminen las partes aéreas de los tallos tiene muchas y profundas raíces de las que vuelve a rebrotar la correhuela. Los herbicidas que se pueden emplear son los de tipo sistémico que son absorbidos por las hojas y actúan sobre las raíces. En cultivos de cereales, incluyendo el arroz, se pueden aplicar herbicidas poco costosos, tales como 2, 4-D y MCPA, así como dicamba, algo más costoso que los anteriores y repetir su uso inmediatamente después de la cosecha. Estos herbicidas se deben usar con precaución para evitar daños por arrastres o deriva en cultivos susceptibles adyacentes. Donde se use dicamba durante el período de barbecho de verano, no se debe aplicar muy próximo a la siembra de un cereal para evitar el riesgo de daño por acción residual. 2, 4-D y MCPA se pueden aplicar con seguridad en huertos de cítricos, siempre que se garantice que la aspersión no moje el follaje de los árboles. En cultivos bajo irrigación, p.ej. papa, en los que la susceptibilidad a los herbicidas hormonales excluye su uso durante el ciclo de desarrollo del cultivo, se pueden hacer aplicaciones pocas semanas después de la cosecha, cuando el rebrote de C. arvensis esté avanzado, pero antes que el agotamiento de la humedad del suelo cree condiciones de stress que afecten negativamente la acción del herbicida. En tales situaciones varios otros herbicidas se pueden usar que, aunque más costosos, pueden producir un mejor efecto y más persistente sobre la maleza y no son tan dañinos sobre los cultivos adyacentes. Entre ellos el más usado es glifosato, a dosis de hasta 3.6 kg i.a./ha. Una adecuada humedad del suelo y condiciones de temperaturas frescas permiten usar dosis inferiores (Rashed-Mohassel 1982). En climas cálidos la adición de un coadyuvante adecuado, tal como el novedoso fosfolípido de la soya, a 0.5% v/v, permitió una reducción del 25% de la dosis de glifosato, sin pérdida de eficacia (Americanos y Vouzounis 1991). Este herbicida se puede usar en todos los cultivos arbóreos sin ramas bajas, así como en viñedos. Como no es selectivo, se debe aplicar con cuidado para evitar asperjar accidentalmente el follaje, especialmente en viñedos, que se pueden dañar severamente con este herbicida (Barralis et al. 1973, Americanos 1978). En huertos de frutales irrigados C. arvensis ha sido controlada con glifosato en dosis tan bajas como 1.6-2.0 kg e.a./ha (Americanos 1982). Al aplicar glifosato el volumen de aplicación o solución final no debe ser muy alto, de lo contrario se puede reducir la eficacia; 200-3001/ha suele ser lo más adecuado. Otro herbicida no selectivo que controla C. arvensis, a dosis de 5-10 kg i.a./ha, es aminotriazole, cuya acción es afectada por condiciones adversas de igual forma que es afectado glifosato. El uso de aminotriazole en viñedos y otros cultivos alimenticios ha sido prohibido en algunos países. El control de C. arvensis con herbicidas pre-emergentes, a dosis toleradas por los cultivos, en pocos casos ha tenido éxito. En viñedos, aplicaciones anuales consecutivas de una mezcla de terbutylazina + terbumeton, cada uno a 3.75 - 5 kg i.a./ha, ha controlado completamente la maleza (Barralis 1973, Americanos 1978, Agulhon et al. 1979). Sin embargo, por razones de seguridad para el cultivo, este tratamiento se debe aplicar fraccionado en dos aplicaciones, dos tercios de la dosis se aplican inicialmente y el restante cuatro a cinco meses después. La misma mezcla, así como terbumeton solo, a 7.5-10 kg i.a./ha han controlado C. arvensis igualmente en cítricos (Americanos 1975).

Campanilla (Convolvulus arvensis)
Flores de la Campanilla (Convolvulus arvensis)
Campanilla (Convolvulus arvensis)
Flores de la Campanilla (Convolvulus arvensis)
Flores de la Campanilla (Convolvulus arvensis)
Vista posterior de la flor de la Campanilla (Convolvulus arvensis)
Semillas de la Campanilla (Convolvulus arvensis)

Otros nombres comunes, vernáculos o vulgares de la Convolvulus arvensis

Campanica, campanilla, campanilla de pobre, campanilla de pobres, campanilla pobre, campanillas, campanilla silvestre, campanuzas, campánula menor, carihuela, carregüela, carrehuela, carreuela, carrigüela, carrigüela fina, carrihuela, carrijuela, cerrihuela, cornihuela, corrayuela, corredora, corregüela, corregüela menor, correguela, correhuela, correhuela de los campos, correjuela, correvuela, correyuela, corribuela, corrigüela, corrigüela borde, corrigüela fina, corrigüela muerta, corrigüela viva, corriguala, corrihuela, corriola, corriola blanca, corrivuela, corriyuela, corroyuela, corrugüelas, corruhuela, corruviela, corruyuela, currujuela, curruyuela, enredadera, enredadera de los campos, enredadera, escarigüela, escarrigüelo, escoriegüela, escorigüela, escorrigüela, garrotilla, garrotillo, gorrotilla, hiedra de lagarto, hilandera, hilanderas, marañuela, maroma, panes, y yerba del muro.