Flora y fauna de Malpica de Tajo

Si tienes un navegador antiguo o no te gusta como se visualiza la página, prueba con esta otra versión.


 

El Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)

Etimología de la Diplotaxis virgata

El nombre específico Diplotaxis procede del griego diplóos (doble) y taxis (colocación en orden), por la ordenada colocación de las semilla en dos filas en cada lóculo de la silicua. Virgata: epíteto latino que significa "con ramitas o con rayas".

Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)

Descripción de la Diplotaxis virgata

Hierba anual. De 20 a 100 cm con tallos más o menos foliosos, erectos, hirsutos, con pelos patentes. Hojas pinnatilobuladas o pinmnatipartidas, con segmentos desiguales, las superiores con 1-2 pares de lóbulos. Fruto en silicua con semillas dispuestas en dos filas, de ahí el nombre Diplotaxis (= doble orden en griego), de vainas vellosas que contienen las semillas, en las que encontraremos aproximadamente media docena de semillas por vaina . Inflorescencia en racimo. Flores con cuatro pétalos amarillos (aunque la especie de Jaramago blanco, diplotaxis erucoides, las tiene blancas y es también muy común), en cruz. Florece de enero a junio. Forma biológica: terófito.

Rabanillar

Distribución y hábitat

Al llegar la primavera, si el aporte hidrico ha sido suficiente, el rabanillo lo invade todo, campos, cunetas de carreteras y caminos, las medianas de las carreteras, los oquedales en el cemento de las ciudades, las lindes entre parcelas y siembra el paisaje de un manto amarillo verdoso. Es, para mí (junto con su hermana gemela el rabanillo blanco -erucoides- y la eruca vesicaria) , la hierba silvestre por excelencia, la he visto crecer incluso en tejados algo descuidados. Sin embargo, el manto amarillo no es duradero, en unos quince días las flores prácticamente habrán desaparecido para dar lugar al fruto en forma de «falsa legumbre». Si sigue lloviendo, los tallos se mantendrán verdes unas semanas más. Finalmente, con los rigores estivales se agostarán y quedará sólo maleza. Para el verano se habrán convertido en paja susceptible de arder como una tea, pero las semillas esperarán hasta que las lluvias de la próxima primavera las hagan germinar. Actualmente en los albores del cambio climático (de consecuencia impredecibles pero seguramente desastrosas para la ecología terrestre tal y como la conocemos) el rabanillo invade también los campos en invierno (escribo esto el día 8 diciembre después de tomar las fotos en las afueras del pueblo y en los quintos del Olivar y el Coto Escolar) ya que las temperaturas máximas de alrededor de 20 ºC y las mínimas de 4ºC han producido una inesperda germinación primaveral.

Prados secos terófiticos y subnitrófilos. Orillas de caminos, cunetas, arcenes, descampados, baldíos y cualquier prdazo de terreno sin labrantío. Es el signo más patente, junto con el collejón o moricandia, del abandono de los campos, cultivos, carrteras y parques. El los cultivos se la combate pues se la considera una mala hierba que compite por el alimento y sobre todo por el agua.

Flores de rabanillo (Diplotaxis virgata)

Usos de la Diplotaxis virgata

La utilidad del jaramago es muy escasa. Como hierba que es, se puede utilizar como forraje; antiguamente, cuando había rebaños y pastores, era corriente ver rebaños de cabras y ovejas mordisqueando alegremente estas plantas en los campos baldíos.

Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo amarillo (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)
Rabanillo o Jaramago (Diplotaxis virgata)

Otros nombres comunes o vulgares de la Diplotaxis virgata

Jaramago amarillo, jaramago amarillo medicinal, jaramago espigado, morondo, rabanillo, rábano, rinchos, sisimbrio, xaramago, xaramago común de las paredes y linderos, xaramago de Fragoso y mostaza amarilla.

 

Rabanillos con pan, a falta de otra cosa, tu hambre aplacarán.