Flora y fauna de Malpica de Tajo

Si tienes un navegador antiguo o no te gusta como se visualiza la página, prueba con esta otra versión.


 

Las Ortigas (Urtica dioca y urens)

Etimología de la Urtica dioca y urens

Urtica y urens derivan del latín {urere} que quiere decir "quemar", en clara referencia a la sensación de escozor que deja la planta cuando se la toca. Dioca de {di-}, ‘dos’, y del griego {οiκος}, ‘casa’.

Ortiga es el nombre común de las plantas del género Urtica de la familia de las Urticaceae todas ellas caracterizadas por tener pelos que liberan una substancia ácida que produce escozor e inflamación en la piel. Es una de las "malas hierbas" más habituales, bien conocida por sus cualidades urticantes. Antiguamente se conocía también como "la hierba de los ciegos", pues hasta éstos la reconocen con solo rozarla. Es una de las plantas que, supuestamente, más aplicaciones medicinales posee.

Historia

La ortiga es una especie cuyas hojas eran ya citadas en los tratados medievales como remedio en los estados asociados a un déficit en la diuresis. Sin embargo, desde hace veinte años sus partes subterráneas (raíces y rizomas) son objeto de interés en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata (HBP), tal y como han puesto de manifiesto los numerosos trabajos de investigación realizados sobre ellas. Dichas investigaciones han permitido acceder al conocimiento de sus más importantes principios activos y a su actuación sobre algunos de los factores implicados en la aparición de la HBP. Por otra parte, los más recientes ensayos clínicos realizados con extractos normalizados de ortiga indican un efecto positivo sobre los síntomas urinarios asociados a la HBP. A ello se añade la gran tolerancia hacia los preparados elaborados con las partes subterráneas, ya que en ensayos a seis meses sólo un 0,7 por ciento de los pacientes mostró efectos secundarios, de escasa gravedad en todos los casos.

Mata de ortiga

Descripción de la Urtica dioca y urens

Hay dos tipos:

La ortiga mayor (Urtica dioica), vulgarmente conocida como ortiga mayor y ortiga verde, es la más común. Alcanza entre 50 y 150 centímetros. La característica más conocida de esta planta es presencia de pelos urticantes cuyo líquido cáustico (acetilcolina) produce una irritación con picor intenso en la piel cuando se la toca o roza. Tiene el tallo de sección cuadrada, hojas ovales, con el borde aserrado, sus flores son pequeñas unisexuales, inconspicuas y agrupadas en glomérulos. La ortiga es una planta arbustiva perenne, dioica, de aspecto tosco y que puede alcanzar hasta 1,5 m de altura. Es característico de esta planta el poseer unos pelos urticantes que tienen la forma de pequeñísimas ampollas llenas de un líquido irritante que al contacto con la piel producen una lesión y vierten su contenido (ácido fórmico, resina, histamina y una sustancia proteínica desconocida) sobre ella, provocando ronchas, escozor y prurito. Este picor se debe a la acción del ácido fórmico, compuesto del que contiene una gran cantidad. Estos pelos son muy duros y frágiles en la punta, por lo que es suficiente el roce para provocar su rotura. La raíz, es muy rica en taninos, que le confieren una acción astringente. Posee un tallo rojizo o amarillento, erguido, cuadrangular, ramificado y ahuecado en los entrenudos. Está dotado en todos los nudos de parejas de hojas, y esta recubierto de pelos urticantes. Las hojas son de figura ovalada, rugosas, aserradas, puntiagudas, y de hasta 15 cm. Son color verde oscuras y con pétalos de color amarillo suave. Se encuentran opuestas y también están provistas, al igual que el tallo de los pelos que la caracterizan. Florece del mes de julio en adelante. Las flores son verde amarillosas con estambres amarillos, reunidas en panículas pendulares, asilares y terminales. Normalmente son unisexuales, pequeñas y dispuestas en racimos colgantes de hasta 10 cm. Las femeninas se encuentran en largos amentos colgantes y las masculinas en inflorescencias más cortas. Sus frutos son aquenios (cápsulas) y secos. La Ortiga mayor se cría en suelos ricos en nitrógeno y húmedos, en corrales, en huertos, a lo largo de caminos, de muros de piedra, en el campo o en la montaña, etc.

Ortiga mayor (urtica dioica)

La ortiga menor (Urtica urens) suele crecer al lado de la ortiga mayor, tiene unos 60 centímetros y picadura más rabiosa que su hermana mayor, pero con menos virtudes terapéuticas. Es una hierba anual que mide de 10 a 50 cm de alto. Tiene los tallos erectos, de sección cuadrada, y vacíos por dentro. Las hojas miden 1-4(6) cm de largo, tienen el limbo ovado con el margen dentado y más o menos atenuado en la base, están dispuestas de forma opuesta a lo largo de todo el tallo, y presentan dos pequeñas estípulas en la base del largo peciolo. Tanto las hojas como los tallos están recubiertos de pelos gruesos llenos de un líquido urticante que produce una quemazón intensa y persistente cuando es inyectado en la piel. Cuando los pelos son tocados, se clavan en la piel y se les rompe la punta, cosa que produce la liberación del líquido urticante, como si de una inyección se tratara. Tiene inflorescencias no ramificadas formadas a la vez por flores masculinas y por flores femeninas (son andróginas). Estas inflorescencias nacen de los puntos donde confluyen los pares de hojas opuestas, tienen flores en todo su contorno y generalmente son más cortas que el peciolo. Las flores son muy pequeñas y sencillas, como corresponde a una planta que se poliniza mediante el viento. Las masculinas tienen cuatro estambres de anteras de color amarillo pálido y las femeninas un pistilo con un estigma plumoso que recuerda a una borla. El fruto es un pequeño aquenio con una sola semilla rica en aceites.

Se distinguen (además de por el porte) en que la ortiga mayor es dioica (dentro de una misma población algunos individuos producen flores masculinas y otros flores femeninas) y la menor es monoica (flores hermafroditas) y suele desarrollarse mejor en ambientes más secos.

Ortiga

Distribución y hábitat

En linderos, cunetas, aulagares y baldíos. Es una especie muy frecuente y fácil de encontrar. La he fotografiado en varios parajes del pueblo: "El otro lado", las cunetas de la pista del canal de Castrejón, desembocadura del arroyo Pusa, etc. Floración entre los meses de mayo a julio.

Usos de la Urtica dioca y urens

Composición química: contiene flavonoides (de acción antioxidante y antinflamatoria), sales minerales, ácidos orgánicos, pro vitamina A y C, mucílago, ácido fórmico, clorofila, taninos, resina, silicio, acetilcolina, potasio, glucoquininas y una gran cantidad de clorofila (de ahí su color verde oscuro e intenso), histamina y serotonina. La planta también posee una sustancia llamada secretina, que es uno de los mejores estimulantes de las secreciones estomacales, del páncreas y de la bilis, así como de los movimientos peristálticos del intestino. También contiene clorofila y ácidos orgánicos, a los que se debe su marcado efecto diurético. Propiedades de la ortiga comprobadas científicamente: los extractos son ligeramente hipoglucemiantes. Tiene propiedades bactericidas y efectos favorables en los tratamientos de las afecciones de la piel (Príhoda, 1990; Wren, 1994). Uso medicinal aprobado por la Comisión Revisora de Productos Farmacéuticos: rubefaciente

Recolección: Se recogerá la planta entera, dependiendo del uso que se le vaya a destinar. Puede utilizarse seca o recién recogida. En fitoterapia, los naturistas aconsejan recolectar las sumidades floridas (herba urticae), o simplemente las hojas (folium urticae) de los tallos jóvenes. Para llevar la recolección a buen fin, se procede antes de la floración, y el secado debe de realizarse lo más rápidamente posible. Con fines medicinales se recolectará en los meses de mayo, junio, julio y agosto aunque no hay problema en recolectarla a lo largo de todo el año. Con fines alimenticios, se recolectará en cualquier periodo. Por su poder urticante se deberá de recolectar con guantes y se cortarán sólo los tallos jóvenes y sanos. Las raíces se recolectan en primavera (marzo) y en otoño (noviembre). Antes de la aparición de las flores, la planta es más tierna. Las hojas viejas no se deben usar debido a que son muy irritantes.

Rama de ortiga

Conservación : Se secarán a la sombra y bien extendida, en lugar bien ventilado. Una vez seca se guardarán sólo las hojas. Una vez secas dejará de ser urticante, y se podrán triturar para su conservación. De esta forma podemos continuar disfrutando de sus beneficios en invierno, momento en el que es imposible encontrarlas frescas. Partes utilizadas [editar]Se utiliza la raíz y la planta entera. También se usa la planta fresca. Principalmente las hojas (Urticae folium/herba), aunque también se pueden utilizar las raíces (Urticae radix). Las raíces, además de las de la Urtica dioica L., son también beneficiosas las de la ortiga menor (Urtica urens L.), o especies híbridas de ámbas, obtenidas durante el periodo de floración. Popularmente también se emplean los frutos (Urticae fructus).

Propiedades : A pesar de la mala fama que tiene esta planta, sus virtudes son muchas y muy beneficiosas para la salud.

Propiedades nutritivas: Ambas ortigas se han consumido desde la antigüedad como verdura. Nutricionalmente son de gran importancia por su riqueza en sales minerales y vitaminas que benefician a todos incluso a las personas que hacen dietas sin sal. Las ortigas contienen vitamina A y C, hierro, ácido salicílico y proteínas.

Propiedades medicinales: Aparte de nutritiva, tiene gran cantidad de propiedades curativas: Analgésicas. Antialérgicas. Antianémicas. Antigotosas. Antihistamínicas. Antiinflamatorias. Antirreumáticas. Astringentes. Colagogas. Depurativas. Diuréticas. Galactogenas. Hemostáticas. Hipoglucemiantes. Remineralizantes. Rubefacientes. Tónicas.

Contraindicaciones: Evitar en caso de edemas originados por insuficiencia renal o cardíaca. No usar como tintura alcohólica en niños menores de 2 años y en personas en proceso de desintoxicación alcohólica. Como remedio diurético debe ser evitado por personas con problemas de hipertensión arterial, cardiopatías o insuficiencia renal, salvo por descripción y bajo control médico. La ingesta de 20 ó 30 semillas produce un efecto purgante drástico.

Efectos secundarios

• Las hojas frescas tiene una acción fuertemente irritante sobre la piel (urticante), con producción de una pápula y sensación de quemadura (o sea ronchas de pupi).

• La raíz, ocasionalmente puede producir molestias gástricas y reacciones alérgicas cutáneas.

• La cocción de las raíces puede irritar la mucosa gástrica. Los preparados de U.dioica están exentos de toxicidad tanto aguda como crónica.

Ortiga mayor (Urtica dioca y urens)
Urtica urens y dioica
Urtica urens y dioica
Urtica urens y dioica
Urtica urens y dioica
Urtica urens y dioica
Urtica urens y dioica

Otros nombres comunes, vernáculos o vulgares de la Urtica dioca y urens

Maragatos, achume, forniquilla, ortiga menor, ortiga moheña, pica manos, picamoscas, picasarna, ronchona, yerba del ciego.


Curiosidades:

• Para combatir las ortigaduras involuntarias: En los Pirineos se frotan las zonas dañadas con hojas del arros del pardal o de paret. En otros sitios se usan las hojas de las malvas, frecuentes y fáciles de identificar.

• Hay un dicho que dice, valga la redundancia, que si uno orina en el mismo lugar durante cierto tiempo, crece una ortiga.

• Antiguamente se usaban los azotes con ortigas para tratar el lumbago, parece ser que con resultados efectivos.

• Se utiliza también como materia prima para la obtención de clorofila en procesos industriales.

• Se cuenta que en la antigua Roma, se azotaba con un ramo de ortigas debajo del ombligo, riñones y nalgas a los hombres (sobre todo ancianos), para volver a dotarles del vigor perdido. Algo parecido hacían los antiguos griegos.

• Los campesinos cuando quieren cluecas las gallinas con el fin de empollar huevos, las azotan con la planta fresca en la parte ventral, a los días la gallina se encuentra con temperatura.

• Más reciente es su uso, se ha utilizado para fabricar pasta de papel, como tinte para colorear telas y como fuente de fibras textiles para confeccionar cuerdas, redes, velas de barcos y ropas. Este último uso se remonta tan sólo a la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de las fibras más habituales.

• Hay un dicho que dice que si se aguanta la respiración, la ortiga resulta inofensiva y puede tocarse sin que produzca picores ni irritación.

 

Urtica urens y dioica

• De críos, cuando cruzábamos un rodal de maragatos, para protegernos de su acción uticante cantábamos o recitábamos aquello de "Maragato, maragato, si me picas te mato" y efectivamente, rompíamos o matábamos la mata con un palo en castigo por su escozor.

Para terminar un pasaje de la obra “Los miserables” del genial escritor francés Victor Hugo:

“Un día viendo a la gente muy ocupada en arrancar ortigas, miró aquel montón de plantas desarraigadas y secas y dijo:

– Están muertas. Sin embargo, serían buenas si se supieran utilizar. Cuando la ortiga es nueva, su hoja es una excelente legumbre; cuando envejece, tiene filamentos y fibras como el cáñamo y el lino. La tela de ortiga sería tan buena como la tela de cáñamo. Picada, la ortiga es buena para las aves; molida, es buena para los animales de cuernos. La semilla de la ortiga, mezclada con el forraje, da lustre al pelo de los animales; su raíz, mezclada con sal, produce un hermosos color amarillo. Por lo demás es un excelente heno que se puede segar dos veces . ¿Y qué necesita la ortiga? Poca tierra, ningún cuidado, ni cultivo alguno. La semilla cae conforme va madurando y es difícil de recoger, pero no más. Con poco trabajo, la ortiga sería útil; se la desprecia, y es dañina. Entonces se la mata. ¡Cuántos hombres se asemejan a la ortiga! – Tras un silencio añadió -: amigos míos, recordad esto: no hay ni malas hierbas ni malos hombres. No hay mas que malos cultivadores. “