Flora y fauna de Malpica de Tajo

Si tienes un navegador antiguo o no te gusta como se visualiza la página, prueba con esta otra versión.


 

Jara pringosa (Cistus ladanifer)

Etimología de la Cistus ladanifer

La denominación del género Cistus , tiene su origen en la palabra latina cisthos , que a su vez deriva del griego kísthos , que significa "cesto" por su fruto en forma de cápsula. El nombre específico de ladanifer alude a la producción de ládano, utilizado en la fijación de perfumes. Jara proviene del árabe que significa matorral.


Jara pringosa (Cistus Ladanifer)

Descripción de la Cistus ladanifer

El Cistus ladanifer es un arbusto de hojas perennes de hasta 2,5 m de altura. El tronco es de base leñosa y resistente para poder soportar esa envergadura. Las ramas superiores, las hojas y las inflorescencia, son viscosas por estar recubiertas de una sustacia que secreta la planta, el ládano, aceite fuertemente oloroso y de sabor amargo, que les da un aspecto brillante y se adhiere fácilmente a las manos y ropa. Las hojas (pegajosas por el ládano) son pecioladas, alargadas y estrechas, de 5-10 cm de longitud, son opuestas, sésiles y lanceoladas de color verde oscuro por la haz y blanquecinas por el envés, al estar recubierto de pelos, con margen algo revoluto. Sus flores son hermafroditas, muy grandes y atractivas (10 cm), con cinco pétalos blancos (aunque pueden tener otros colores) y se caen en el mismo día en que se abren pero son sustituidas profusamente por otras de cogollos aledaños mientras dura la floración. La corola tiene cinco pétalos y puede tener (en una misma zona cohabitan, en ocasiones, flores con mácula y sin mácula) manchas o máculas puntuales amarronadas o purpúreas (la variedad maculata) y el cáliz con sólo tres sépalos ovalados, con pelos verde-amarillentos y en los márgenes pelos simples (aislados o agrupados en haces), largos, transparentes y caedizos. Los estambres son abundantes, libres y desiguales, todos fértiles. El ovario, recubierto de finos pelos enmarañados, se coloca por encima del receptáculo, y presenta 10 carpelos soldados. El fruto es una cápsula globosa de color parduzco con diez celdas en su interior que se abren para liberar las semillas en forma de globo. El fruto tiene una capa protectora resitente al fuego con una densa cubierta de pelos estrellados que favorecen la diseminación. Las semillas forman bancos muy extensos y con grandes posibilidades de aletargamiento, por lo que siempre serán las primeras en colonizar un territorio devastado por un incendio forestal siendo pirófila ya que el fuego estimula la germinación pues necesitan estar sometidas a una temperatura cercana a los 100 º C para comenzar el proceso de germinación.

Flor de jara pringosa (Cistus Ladanifer)

Distribución y hábitat

Crece, junto con las encinas y los jaguarzos (con los que puede convivir), en terrenos graníticos y pizarrosos poco ácidos (por eso abunda poco en terrenos calizos) con clima cálido (soporta mal las heladas) y seco (tolera mal los encharcamientos por eso es típica en zonas de sierra en donde al agua para poco). Es una especie pirófila cuyas semillas germinan antes y mejor en terrenos quemados: El ládano es una resina muy inflamable con lo que las jaras actuando como yesca propagan rápidamente los incendios forestales, en los terrenos así desforestados, al llegar la primavera y las primeras lluvias, germinan en primer lugar las plántulas de la jara que han resistido al fuego y como el propio fuego le ha proporcionado un medio sin competiidores directos, y abonado de minerales provenientes de su antigua competencia quemada, se desarrolla hasta convertirse en el arbusto dominante. Como además esta resina inhibe el crecimiento de otras plantas vecinas, la supremacía en ese territorio es casi total. Se puede multiplicar por semillas a finales de invierno o mediante esquejes semileñosos recogidos en verano que enraizarán la primavera siguiente.

Usos de la Cistus ladanifer

Es una planta aromática y es muy vistada por las abejas por su abundante fuente de polen que producen la apreciada miel de jara. La madera de Cistus ladanifer, por ser muy dura, se usa en la fabricación de pequeñas herramientas (punzones, agujas para coser aperos, bolillos, cucharas, etc) que han de soportar frecuentes rozamiento y también como excelente leña, usándose como yesca para avivar los fuegos caseros ya que los aceites asenciales que la impregnan hace que arda muy bien y además produce su humo oloroso, y en los hornos para cocer el pan. Antiguamente también se hacían punzones de jara y agujas para coser los aparejos de las bestias. Las ramas (que se llamaban varetas o variles) de jara son muy rectas y se usaban para hacer las "perchas" que es la denominación que se daba a unas especies de trampas empleadas para cazar pequeños animales, principalmente conejos y perdices. El ládano contiene varios principios activos (principalmente el denominado ladaniol) y se considera que tiene diversas acciones farmacológicas, antigüamente se le daba diversas aplicaciones entre las que cabe destacar una acción sedante del sistemanervioso (usado contra el insomnio y los estados de ansiedad e histeria), una acción revulsiva y otra antigastrálgica (actúa aliviando los síntomas de las gastritis y las úlceras gastroduodenales). Se recomendaba contra la tosferina cortando la jara y se colgándola boca abajo en la habitación del enfermo para ayudarle a respirar. También se usaba el ládano mediante administración oral diluido al 5 % en jarabes para el alivio de la tos. Hoy en día se usa en perfumería como fijador, también ha adquirido utilidad para la industria química, al ser empleado como sustancia que confiere propiedades adhesivas a los fitosanitarios empleados en fumigaciones agrícolas. Como linimento se usa diluido al 5-10% en alcohol. Las semillas y los exudados (sobre todo la "mangala", un especie de miel blanquecina) son comestibles y sus hojas han llegado a consumirse como sucedáneo del tabaco en épocas de escasez. Sobre la función del ládano (sustancia pringosa) hay varias opiniones: unos dicen que para evitar que los animales (ovejas y cabras principalmente) se coman sus hojas, flores y frutos, otros opinan que es para favorecer la propagación del fuego (es una resina fuertemente inflamable) y dejar el terreno libre a la jara que, como hemos apuntado, se reproduce bien en terrenos quemados y también hay quien opina que el ládano (que es una sustancia aceitosa) tiene como función protectora al evitar la evaporación excesiva de su humedad (por transpiración), en la zonas secas en donde se reproduce, y al reflejar los rayos solares. Antigüamente se recolectaba el ládano cepillando a las cabras y ovejas que pastoreban por los jarales o atándolas cintas de cuero que, por contacto, absorbían esta sustancia pegajosa. Las manchas de matorral impenetrable que forma el jaral resultan de enorme importancia en la biología de muchas especies de fauna asociadas al ecosistema mediterráneo. También son importantes en la actividad cinegética, ya que las especies de caza mayor (jabalíes, ciervos, gamos, muflones, etc.) y menor (conejos, liebres) encuentran refugio en la espesura del jaral. En multitud de zonas, antaño en los muros de las casas de piedra se colocaban cogollos de jara bajo la teja. Se hacía así por su utilidad como aislante del frío y del calor y además las tejas asentaban mejor.

Otros nombres comunes, vernáculos o vulgares de la Cistus ladanifer

Estepa, estepa blanca, estepa de ládano, estepa del ladán, estepa ladanífera, gallarín, hierba lobera, jara blanca, jaracepa, jara común, jara de flor manchada, jara de hornos, jara de láudano, jara de las cinco llagas, jara de ládano, jara del ládano, jara de Sierra Morena, jara estepa, jara estepa y pegajosa, jara gomosa, jara ladanifera, jara manchega, jara melosa, jara mora, jara negra, jara pegajosa, jara pegantosa, jara pringosa, jara sabia, juagarzo blanco, lada, lada ladón, ladano, ladón, ládano, ledo, mangala, mangla, meloja, mángala, mánguila, pringe, repipión, ripión, rosa de la jara, sarro, trompillo, trompo, turmeruela y xara.


Jara con la jara y frente al barander poco berbear.

En tierras de la Jara buenos amores, poque siendo de la Jara huelen a flores.

El que va a por jara verde, cuando más anda más pierde.