Flora y fauna de Malpica de Tajo

Si tienes un navegador antiguo o no te gusta como se visualiza la página, prueba con esta otra versión.


 

Cuernecillo (Lotus corniculatus)

Etimología de la Lotus corniculatus

Lotus: del latín pero de procedencia egípcia. corniculatus: epíteto también procedente del latín que significa con cuerno o corniculado.


Mata de cuernecillo (Lotus corniculatus)

Descripción de la Lotus corniculatus

Lotus corniculatus se trata de una especie perenne generalmente con la base leñosa, de hasta los 40 cm de longitud, de tallos decumbente o ascendentes, cilíndricos y seríceos. Tras su primer año de crecimiento desarrolla la corona de la que nacen axilarmente las ramificaciones. De ésta también surge una raíz pivotante. Presenta hojas sésiles (sin peciolo) de cinco foliolos dispuestos como los dedos de una mano: uno terminal, dos opuestos y otros dos en la base del raquis, a modo de estípulas desarrolladas. Los foliolos tienen una forma ovoidea. El pedúnculo en el que se inserta la inflorescencia en umbela es de origen axilar. Tiene una única bráctea trifoliada. El cáliz es tubular en forma de campana y remata en cinco dientes iguales y rectos. Su corola es amarilla, con la forma típica que presentan las leguminosas: de simetría zigomorfa con cinco pétalos, el mayor o estandarte (con venas rojizas), las dos inferiores o quilla protegida lateralmente por las dos alas. El androceo no cuenta con más de once estambres. El fruto es una legumbre de dehiscencia longitudinal, de menos de 4 mm de grosor. Tiene la forma característica de una pata de pájaro. La legumbre contiene de 10 a 30 semillas y tiene un alto grado de dehiscencia en la madurez, retorciéndose en forma de espiral. Su semilla es redonda de 1 a 1,5 mm de diámetro, de color marrón a veces punteadas de violeta.

Flores del cuernecillo (Lotus corniculatus)

Distribución y hábitat

Vive en pardos y pastizales Comienza a florecer en primavera y puede continuar hasta julio y extendense la floración durante el verano. Las fotos están tomadas, a finales de junio, en la raya de Valdemerinas con Tapias, al abrigo de una coscoja.

Al principio el desarrollo de la plántula es lento, así como el de la raíz. La raíz llegará a ser de mayor profundidad a las del trébol rojo, pero nunca será mayor a la de la alfalfa. Si la competencia por la luz o el agua es alta en este primer periodo, la especie no se desarrollarán. El fruto se desarrollará rápidamente tras la fecundación, virando a color púrpura tras 1 semana, color verde oscuro a los 15 días, verde claro a los 22 días, marrón claro a los 28 días y por último marrón oscuro a los 32 días. Su crecimiento primaveral parte desde las yemas de la corona y desde las yemas axilares de los tallos recortados. El crecimiento no se detiene en las fases fenológicas más avanzadas, siendo capaz de desarrollarse vegetativamente aún después de la floración. Este desarrollo ininterrumpido es el responsable de la baja acumulación de sustancias de reserva tanto en la raíz como en la corona. Al llegar el otoño el fotoperiodo decreciente detiene el desarrollo de los tallos axilares y es cuando el volumen de reservas aumenta discretamente. Su crecimiento es más lento que el de la alfalfa, ya que ésta presenta un mayor índice de área foliar (IAF), una mejor geometría en la distribución foliar y por lo tanto una mayor eficiencia en el uso de la luz. Esta especie puede ser una alternativa interesante mezclada con cereal para utilizarla como forraje. La dosis en este caso suele ser de 4Kg/Ha. Aunque también se puede sembrar en solitario, ya que una de sus ventajas es que no produce meteorismo. Se manejan dosis de unos 10-12 Kg/Ha. Al ser una especie perenne se utiliza en praderas de larga duración. Debido a su biología y desarrollo del ciclo fenológico, se trata de una especie a la cual los pastoreos muy intensos durante primavera y verano pueden provocar un retraso en el rebrote, debido a la eliminación de las yemas presentes en la corona. Si el pastoreo es intenso se producirá la eliminación de toda su parte verde, que unida a la poca acumulación de reservas en los órganos perennes, disminuyen sus posibilidades de rebrote. Durante el otoño también deberemos restringir el pastoreo. Al ser la época en la que se produce la mayor acumulación de reservas, si interferimos en este proceso podemos comprometer la persistencia durante el invierno. Por lo tanto, como técnica de manejo, deberemos dejar el corte a una altura desde los 2,5 cm a los 5 cm dependiendo del hábito de la planta. Tiene gran adaptabilidad a los pastoreos frecuentes, pero no severos. Puede ser conveniente cuando proceda permitir a la planta completar su ciclo y semillar, asegurando la persistencia por las semillas, y no solo por órganos vegetativos. Es una planta que aunque su desarrollo inicial sea lento y delicado, su persistencia es muy buena.

Cuernecillo (Lotus corniculatus)

Usos de la Lotus corniculatus

Es un pasto excelente para el ganado ovino, ya que al pastar eliminan las especies más altas que podrían ser un inconveniente para su crecimiento. Su aprovechamiento en verano es muy interesante, ya que en esta época los rendimientos de las leguminosas, a excepción de la alfalfa, se ven muy comprometidos. Produce un heno de muy buena calidad con alta proporción de hojas y tallos finos, para lo que deberá cortarse en plena floración. También es indicado para el ensilaje.

Otros usos: Una variedad de doble floración se ha lanzado como planta ornamental. Es una importante planta apícola, por su néctar para muchos insectos; y es comida por larvas de muchas especies de Lepidoptera como Zygaena filipendulae.

Infloresecencia del cuernecillo (Lotus corniculatus)
Flor del cuernecillo (Lotus corniculatus)

Otros nombres comunes, vernáculos o vulgares de la Lotus corniculatus

Loto corniculado, zapaticos de la Virgen, loto de cuernecillos, pie de gallo, trébol de las arenas, trébol criollo y corona de rey.