Flora y fauna de Malpica de Tajo


 

Manzanilla común (Matricaria áurea)

Etimología de la Matricaria áurea

Su nombre genérico Matricaria deriva del latín {matrix} que significa "vientre", en referencia a sus propiedades como emenagoga, auque algunos autores prefieren decir que simplemente viene de {Mater} que significa "madre". El epíteto áurea es el nombre específico por el color amarillo de sus capítulos.


Manzanilla común (Matricaria áurea). Patio de Ángel González Gómez

Descripción de la Matricaria áurea

La Matricaria áurea tiene los tallos decumbentes, rara vez erectos y ramificados desde la base. Las hojas inferiores son bipinnatisectas, rara vez tripinnatisectas y las superiores pinnatisectas. Los capítulos solitarios y discoideos, con pedúnculos no ensanchados en la parte superior. El involucro es subglabro con las brácteas involucrales panduradas, con margen generalmente negruzco y discoloro, rara vez con color. Las flores flosculosas de 0,8-1 mm, con cuatro dientes son de color amarillos o verde-amarillento. El fruto en aquenios de 0,7-0,9 mm sin glándulas y sin vilano.

Se diferencia de las otras manzanillas por la carencia de las flores liguladas que dan los pétalos blancos a la manzanilla romana y la alemana.

Manzanilla común (Matricaria áurea)

Distribución y hábitat

Existen tres especies diferentes de plantas herbáceas denominadas genéricamente como manzanilla, todas ellas pertenecientes a la familia de las asteráceas y con similares características: la manzanilla o camomila dulce o alemana (Matricaria chamomilla, también denominada Matricaria recutita) cuyas hojas y flores desprenden el característico alor a manzanilla, la manzanilla romana o camomila común (Chamaemelum nobile) cuyas flores desprenden el característico olor pero las hojas no y la manzanilla común (Matricaria áurea) que es la conocida por estas tierras como manzanilla silvestre y se diferencia de las otras dos por que carece de flores liguladas con pétalos blancos, solo tiene las flores tubulares o flusculosas.

Esta planta es una hierba bastante apreciada que crecen terreno secos y con bastante sol. Solemos verla crecer en patios, terrenos pisoteados y compactos en los márgenes de los caminos y en los campos de forma silvestre. Necesita de climas templados pero relativamente húmedos. En cuanto al suelo, no es muy exigente ya que es capaz de adaptarse a distintos tipos de suelo. Los más recomendados son aquellos que tienen textura franco arenosa y con mediana fertilidad. Lo más necesario es el hecho de que el suelo tenga un buen drenaje para que no sea golpe el agua de riego. Si el suelo tiene demasiados nutrientes abundar al resto de la vegetación y tendrá menor rendimiento el crecimiento a las flores. Florece temprano al incio de marzo y florece hasta el final de mayo.

Manzanilla común (Matricaria áurea)
Manzanilla común (Matricaria áurea)

Usos de la Matricaria áurea

Los principios activos (aceite esencial, flavonoides, cumarinas, mucílagos, principios amargos - matricina, matricarina...- y sales minerales) de la manzanilla son los que le confieren su numerosas propiedades.

El aceite esencial (camazuleno, ácido tíglico y varios sesquiterpenos; contiene además ácido antémico, atesterol, antemena y taninos) produce un efecto antiinflamatorio, antiséptico (inhibe el crecimiento de las bacterias conocidas como estafilococos y estreptococos), espasmolítico, carminativo, emenagogo, cicatrizante, analgésico, vasodilatadora y ligeramente sedante.

Los principios amargos son los causantes de su actividad aperitiva, digestiva y colerética y sedante. Sus efectos calmante o tranquilizante y de alivio intestinal se produce al reducir la sensación de hinchazón y gases intestinales y el efecto sedante suave, al contener sustancias que actúan sobre el sistema nervioso central calmando los estados de estrés y ansiedad.

Además de su aplicación externa, la forma clásica o tradicional de tomar la manzanilla es en infusión o tisana, siendo ideal tomarla después de una comida difícil de digerir, al elimina las náuseas y evitar los vómitos. Entre sus usos podemos encontrar que es una excelente estimulante de la digestión. Esto es, favorecer buen funcionamiento de los intestinos y facilita la expulsión de los gases. Cuando realizamos comidas copiosas la digestión se puede dificultar debido a la composición de los alimentos. Por ello, el uso de una infusión de manzanilla puede ayudar a reducir los síntomas de este atracón. Para ello existen preparados comerciales en el mercado, aunque lo mejor es preparar una infusión natural de manzanilla, para ello se hierve durante apenas 2 minutos, de 6 a 8 cabezuelas de manzanilla por cada taza de agua. Una vez colado, se deja en reposo de 5 a 10 minutos y se toma bien caliente, justo después de acabar de comer, añadiéndole azúcar al gusto. Para facilitar la expulsión de gases, se puede elaborar una infusión combinando a partes iguales una cucharada de postre de manzanilla y otra de anís verde, por taza de agua. La mezcla se hierve en el agua durante unos dos minutos y se deja reposar de 5 a 10 minutos y se bebe caliente, añadiéndole azúcar al gusto, después de cada comida.

Otro uso tradicional de la manzanilla es para combatir las inflamaciones oculares y también se puede emplear en gárgaras para aliviar dolores de garganta y gingivitis (inflamación de las encías).

De todas estas "bondades" (si fuesen ciertas sería una especie de panacea) solo he vivido su aplicación en el lavado del pelo para aclararlo y resaltar los tonos rubios, cociéndo previamente sus flores, hojas y tallos en agua.

Gracias al efecto entiespasmódico que tiene esta parte rebajar la tensión muscular y combatir los dolores que provienen tras haber realizado ejercicio intenso o tener mala postura. El consumo de las infusiones de manzanilla está indicado especialmente para gente que padece de: náuseas, vómitos, diarrea, gastritis, malas digestiones, cólicos flatulentos, síndrome de colon irritable, dolores musculares, irritaciones cutáneas, picaduras, trastornos nerviosos, hinchazones, molestias oculares, entre otras. Como pueden ver, son muchos los efectos positivos que tiene la salud. Por ello es una planta medicinal muy conocida en todo el mundo. También tiene diversas contraindicaciones. No es nada recomendable prescribir aceites esenciales por vías internas durante el embarazo, a niños menores de seis años, lactantes o a pacientes con gastritis. Obviamente, tampoco podemos aplicarlo a personas con alergias respiratorias o que tengan hipersensibilidad a este aceite esencial. Aunque la manzanilla tiene efectos muy positivos en la salud también tiene efectos secundarios. La planta fresca puede llegar a ocasionar dermatitis a través de su contacto, sobre todo en personas que son alérgicas a ella. El aceite esencial también es irritante para la piel y las mucosas. Es bueno combinar las con otras plantas que tienen efectos parecidos en cuestión de digestión y propiedades carminativas como lo son la menta, hinojo, anís verde o olmo rojo.

Manzanilla común (Matricaria áurea)
Manzanilla común (Matricaria áurea)

Otros nombres comunes, vernáculos o vulgares de la Matricaria áurea

Amargaza, bastardilla, camomila, camomilla, chamomilla, corona de rey, manzanilla, manzanilla alemana, manzanilla basta, manzanilla bastarda, manzanilla blanca, manzanilla buena, manzanilla común, manzanilla de Alemania, manzanilla de Aragón, manzanilla de Urgel, manzanilla de los corrales, manzanilla del huerto, manzanilla dulce, manzanilla fina, manzanilla hedionda, manzanilla loca, manzanilla olorosa, manzanilla ordinaria, manzanilla real, manzanilla silvestre, manzanilla vulgar, manzanillón, matricaria hedionda, matricaria loca, ojo de buey, ojo de vaca.